Prevención de anemia ferropénica

En esta entrada se va a hablar de qué es la anemia ferropénica y cómo se puede prevenir su aparición. La anemia ferropénica puede aparecer tras una analítica general que se realiza en Laboratorios González, o bien diagnosticarse tras la realización de un estudio de la anemia.

¿Qué es la anemia ferropénica?

La anemia ferropénica es la disminución de la cantidad de hemoglobina debido a una deficiencia prolongada de hierro en el organismo. Las causas de esta falta son multifactoriales, como, por ejemplo, la absorción inadecuada del mismo por cualquier problema digestivo, un incremento de las pérdidas de hierro o por un incremento de las necesidades. En el caso de padecer anemia, se encuentra una sintomatología que cursa con fatiga, coloración blanca en mucosas, jaquecas, aspereza, disnea, depresión y en consecuencia una disminución del rendimiento deportivo.  

El hierro se trata de un mineral esencial para el transporte del oxígeno en sangre, ya que forma parte de la hemoglobina, que a su vez forma parte del eritrocito. Se trata de un nutriente que se encuentra en la dieta habitual en menor cantidad que los macronutrientes. No por ser un oligoelemento carece de importancia; el organismo no tiene la capacidad de sintetizarlo y se ha de adquirir obligatoriamente en la dieta, y por ello es esencial. Las recomendaciones diarias admisibles de requerimiento de minerales se pueden consultar aquí.

Funciones del hierro

Las funciones del hierro en el organismo son el transporte de oxígeno, proteger del daño oxidativo y participar en los procesos reducción-oxidación de la cadena de transporte de electrones para producir energía en la mitocondria. A su vez, forma parte de enzimas con funciones cerebrales, como la síntesis de neurotransmisores y la mielinización. Este mineral, al ser ingerido, se deposita como reserva en el hígado, el bazo y la médula ósea, movilizándose cuando las demandas no son cubiertas por la ingesta.

En el organismo humano el contenido corporal total del hierro es de 2,3g en mujeres y de 3,8g en hombres aproximadamente, y dependiendo de sus funciones se encuentra distribuido de la siguiente manera:

  • Compartimento funcional: el 70% de hierro corporal total se encuentra formando parte de la hemoglobina (grupo hemo), mioglobina (grupo hemo) y en enzimas relacionadas con el metabolismo oxidativo (grupo no hemo).
  • Compartimento de almacenamiento: entre el 20-25% del hierro corporal total se encuentra formando la hemosiderina y ferritina.
  • Compartimento circulante: el 0,1-0,2% del hierro corporal total se encuentra en la transferrina.

¿Qué puedo hacer para no tener el hierro bajo?

Como se ha comentado anteriormente, el hierro es un oligoelemento necesario para unas determinadas funciones biológicas en el que encontramos un déficit nutricional elevado. Con la dieta ingeriremos ese hierro necesario para no padecer anemia. Las fuentes de hierro más accesibles son de origen animal y vegetal, encontrando hierro hemo y hierro no hemo. El hierro hemo se absorbe más eficazmente, encontrándose en carnes y en pescados. El hierro no hemo, a pesar de no tener una absorción tan efectiva, no deja de ser importante, y se encuentra en alimentos como frutos secos, legumbres y verduras foliáceas. El tipo de compuesto de hierro presente en la dieta es el factor que más va a condicionar la absorción del mismo.

Se pueden dar aumentos en la absorción por deficiencia de hierro, anemia y la hipoxia, aumentándose la capacidad del transporte del hierro, dándose a su vez casos contrarios de una malabsorción del mismo por el tránsito acelerado o síndromes de malabsorción. También existen factores extrínsecos que den un aumento en la absorción del hierro como el ácido ascórbico, proteínas procedentes de tejidos de animales… y factores que inhiban la absorción del mismo, como la ingesta crónica de alcalinos, fosfatos y taninos, el calcio, los fitatos y la lignina.

El exceso de hierro se acumula en reservas, siendo sus valores muy variable: en el hombre adulto normal tiene entre 500-1500mg y en mujeres 300-1000mg, dependiendo estos valores enormemente del estado nutricional del individuo. Estas reservas se encuentran en hígado, bazo y médula ósea, movilizándose en caso de necesidad, y encontrándose intracelularmente como ferritina y hemosiderina. La función de la ferritina es garantizar este depósito intracelular para su posterior utilización en la síntesis de proteínas y enzimas, pudiéndose movilizar fácilmente en caso de necesidad. La hemosiderina contiene un 30% más de hierro que la ferritina y constituye el pool de hierro estable, no disponible. 

La excreción de hierro es insignificante; las pérdidas diarias son pequeñas perdiéndose en materia fecal, orina y por descamación de la piel. Las pérdidas importantes son a causa de donaciones o de infestación por parásitos.

¿Qué pasa si tengo falta de hierro?

La deficiencia de hierro cursa con tres etapas: 

  1. En su primera fase los depósitos de hierro se agotan, dándose una disminución de la concentración de ferritina en plasma por debajo de 12 µg/l, donde se observa un aumento de la absorción del hierro de la dieta y donde los valores de la saturación de transferrina no se modifican.  
  2. En la siguiente etapa se produce una disminución del hierro sérico, una alteración en la eritropoyesis y una disminución del hierro transportado por la transferrina en el plasma hacia la médula ósea.
  3. En la última fase se da una disminución de la síntesis de hemoglobina, lo que conlleva con una disminución del transporte de oxígeno.

Como se ha comentado anteriormente, la falta de hierro cursa con fatiga, coloración blanca en mucosas, jaquecas, aspereza, disnea, depresión y en consecuencia una disminución del rendimiento normal diario o deportivo.  

La alimentación va a ser un factor clave en el tratamiento inicial de la anemia ferropénica, siendo necesario una suplementación oral o intravenosa en el caso de padecer repeticiones periódicas.

A continuación en la tabla se detallan las fuentes dietéticas del hierro hemo.

Grupo alimentarioEnergía (kcal/100g)Hierro (mg)/100g
Carnes y huevos
Morcilla38414
Hígado de cordero12610
Hígado de cerdo13922
Yema de huevo1778
Codorniz1274
Caballo2453.9
Cordero1432
Huevos1381.86
Aves (pavo, pollo)1251.2
Ternera1341.2
Cerdo4001.2
Embutidos252-5750.94-9.8
Pescados y mariscos
Almejas7714
Mejillón cocido1217.9
Sepia733.4
Sardina en conserva2252.5
Cigala901.5
Atún en conserva1831.2
Atún fresco1501.1
Salmón fresco1710.7
Merluza830.3
Productos lácteos
Queso (40% materia grasa)1170.3
Leche entera650.1
Yogur natural520.08

En la siguiente tabla se detallan las fuentes dietéticas del hierro no hemo.

Grupo AlimentarioEnergía (kcal/100g)Hierro (mg)/100g
Panadería
Pan2442
Tostadas4001.5
Galletas861.43
Cereales y pasta
Avena3674.3
Pasta31.8
Arroz integral3591.7
Arroz blanco3530.6
Verduras
Congelada321.32
Enlatada360.96
Fresca250.8
Legumbres1363.3
Frutas
Secas2005
Frutos secos5003
Fresca670.87

La educación nutricional para la prevención de la anemia ferropénica debe ser importante para la población en general, ya que se ha visto que epidemiológicamente un cuarto de la población está afectada por la carencia de este oligoelemento.

Es imprescindible aumentar la ingesta de alimentos con un alto contenido en hierro en las comidas principales, como pueden ser legumbres, frutos secos crudos, carnes, pescados… y acompañar estas ingestas con alimentos ácidos para aumentar la absorción del mismo, evitando la ingesta junto a estos alimentos de otros que dificulten la absorción del mismo, como por ejemplo el café, el té negro o los lácteos

Para un adecuado estudio de la anemia, conocer la cantidad de hematíes en sangre y si el transporte de oxígeno de los mismos es eficaz, ofertamos estudios de anemia. Para cualquier pregunta, no dudes en consultarnos.

Referencias

  • Pavo García, M.R.; Muñoz Díaz, M.; Baro Fernández, M. (2017). Guía de Algoritmos en Pediatría de Atención Primaria. Anemia. AEPap. En línea disponible en algoritmos.aepap.org
  • Moraleda Jimenez, J.M. (2017). Pregrado de hematología. 4a edición. Editorial Luzán 5, S.A. En línea disponible aquí.
  • Dade-Grifols, S.A. (1979). Procedimientos de banco de sangre. Editorial Dade.
  • Salvat Editores, S.A. (1972). Diccionario terminológico de ciencias médicas. Editorial Salvat Editores.

Contact us

Give us a call or fill in the form below and we'll contact you. We endeavor to answer all inquiries within 24 hours on business days.